Tu pupila es azul…

Tu pupila es azul, y cuando ríes,
su claridad suave me recuerda
el trémulo fulgor de la mañana,
que en el mar se refleja.

Tu pupila es azul, y cuando lloras,
las trasparentes lágrimas en ella
se me figuran gotas de rocío
sobre una violeta.

Tu pupila es azul, y si en su fondo
como un punto de luz radia una idea,
me parece en el cielo de la tarde
una perdida estrella.

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

Enlaces

Wikipedia

Biblioteca de autor

Edición crítica de las Rimas

Anuncios

Palabras a un pintor gallego

Invoca la luz desde esta dura tiniebla,
invoca el pan y la paloma,
invoca la singladura,
habla del aire y recuerda las veletas,
recuerda las sonrisas,
informa de las miradas inocentes,
y de las albas insomnes,
y de las tristes tardes de niños rubios,
y de las piedras.
Certifica el paisaje,
pide la paz y la abundancia,
convoca a los hombres, diles:
El rostro del país es muy hermoso,
la máscara de la tierra es grata,
pero por debajo de ella
hay un surco de lágrimas.
Diles:
Hay que buscar el fuego y las heridas,
hay que inventar el llanto
para conquistar la luz,
para que la paloma y el pan,
para que la paz y la abundancia,
para que el contento,
para que la pureza
caigan sobre nosotros como una lluvia,
para siempre.

CELSO EMILIO FERREIRO

Traducción del autor

Enlaces

Wikipedia

30 de enero, Día Escolar de la Paz y la No Violencia

Allá, en las tierras altas…

Allá, en las tierras altas,
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, entre plomizos cerros
y manchas de raídos encinares,
mi corazón está vagando, en sueños…

¿No ves, Leonor, los álamos del río
con sus ramajes yertos?
Mira el Moncayo azul y blanco; dame
tu mano y paseemos.
Por estos campos de la tierra mía,
bordados de olivares polvorientos,
voy caminando solo,
triste, cansado, pensativo y viejo.

ANTONIO MACHADO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Revista “Abel Martín”

Antonio Machado en Soria

Ajedrez

Porque éramos amigos y, a ratos, nos amábamos;
quizá para añadir otro interés
a los muchos que ya nos obligaban
decidimos jugar juegos de inteligencia.

Pusimos un tablero enfrente de nosotros:
equitativo en piezas, en valores,
en posibilidad de movimientos.

Aprendimos las reglas, les juramos respeto
y empezó la partida.

Henos aquí hace un siglo, sentados, meditando
encarnizadamente
cómo dar el zarpazo último que aniquile
de modo inapelable y, para siempre, al otro.

ROSARIO CASTELLANOS

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo
Lleno de toda clase de problemas
Con el ceño fruncido
Como si fueras un hombre vulgar y corriente
No pienses más en nosotros.

Comprendemos que sufres
Porque no puedes arreglar las cosas.
Sabemos que el Demonio no te deja tranquilo
Desconstruyendo lo que tú construyes.

Él se ríe de ti
Pero nosotros lloramos contigo:
No te preocupes de sus risas diabólicas.

Padre nuestro que estás donde estás
Rodeado de ángeles desleales
Sinceramente: no sufras más por nosotros
Tienes que darte cuenta
De que los dioses no son infalibles
Y que nosotros perdonamos todo.

NICANOR PARRA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Portal Nicanor Parra

Biblioteca de Autor Nicanor Parra

Qué fácil sería para esta mosca…

Qué fácil sería para esta mosca,
con cinco centímetros de vuelo
razonable, hallar la salida.

Pude percibirla hace tiempo,
cuando me distrajo el zumbido
de su vuelo torpe.
Desde aquel momento la miro,
y no hace otra cosa que achatarse
los ojos, con todo su peso,
contra el vidrio duro que no comprende.
En vano le abrí la ventana
y traté de guiarla con la mano:
no lo sabe, sigue combatiendo
contra el aire inmóvil, intraspasable.

Casi con placer, he sentido
que me voy muriendo; que mis asuntos
no marchan muy bien, pero marchan;
y que al fin y al cabo han de olvidarse.

Pero luego quise salir de todo,
salirme de todo, ver, conocerme,
y nada he podido; y he puesto
la frente en el vidrio de mi ventana.

RUBÉN BONIFAZ NUÑO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Dos cuerpos

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.

OCTAVIO PAZ

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Sobrecitos de azúcar

(para Ángela)

Recuerdo cómo juntas tres,
cómo los sacudes (suave sonido),
cómo los abres de un tirón
y haces llover azúcar en tu taza de café.

Aprendí a juntarlos,
a sacudirlos (suave sonido),
a abrirlos de un tirón
y hacer llover azúcar en mi taza de café.

Hoy, en este lugar que te conoce,
los sacudo, uno a uno.
Oigo el suave sonido.
Miro llover azúcar que no endulza
el suave son ido de tu ausencia.

HJALMAR FLAX

Enlaces

Wikipedia

Web del autor

Cuando seas muy vieja…

Cuando seas muy vieja, a la luz de una vela
y al amor de la lumbre, devanando e hilando,
cantarás estos versos y dirás deslumbrada:
Me los hizo Ronsard cuando yo era más bella.

No habrá entonces sirvienta que, al oír tus palabras,
aunque ya doblegada por el peso del sueño,
cuando suene mi nombre la cabeza no yerga
y bendiga tu nombre, inmortal por la gloria.

Yo seré bajo tierra descarnado fantasma
y a la sombra de mirtos tendré ya mi reposo;
para entonces serás una vieja encorvada

añorando mi amor, tus desdenes llorando.
Vive ahora, no aguardes a que llegue el mañana,
coge hoy mismo las rosas que te ofrece la vida.

PIERRE DE RONSARD

Traducción de Carlos Pujol

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Día libre

Yalila, Moraima, Zulema.
Sus nombres suenan como agua derramada en aldeas ardientes
de extrañas geografías. Van frescas y ruidosas
alumbrando el domingo bogotano
como soles inversos. Son las muchachas negras, en bandada,
que han dejado sus cuartos, sus cocinas,
y van a un baile, al cine,
parloteando alegres mientras fuman Pielroja.
Los viandantes las miran
brevemente curiosos,
como a extraños satélites de su blanco planeta,
sin comprender la música sagrada
y montaraz y antigua de sus risas.

PIEDAD BONNET

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Página de la autora

Como latas de cerveza vacías…

Como latas de cerveza vacías y colillas
de cigarrillos apagados, han sido mis días.
Como figuras que pasan por una pantalla de televisión
y desaparecen, así ha pasado mi vida.
Como automóviles que pasaban rápidos por las carreteras
con risas de muchachas y música de radios…
Y la belleza pasó rápida, como el modelo de los autos
y las canciones de los radios que pasaron de moda.
Y no ha quedado nada de aquellos días, nada,
más que latas vacías y colillas apagadas,
risas en fotos marchitas, boletos rotos,
y el aserrín con que al amanecer barrieron los bares.

ERNESTO CARDENAL

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Anhela el paño de los cielos

Si tuviera del cielo sus paños recamados,
de plata y luz dorada entretejidos
y el manto azul oscuro
de la noche y la penumbra y la luz,
extendería a tus pies estas riquezas.
Mas pobre soy y solo tengo sueños,
esos sueños que he tendido a tus pies.
Pisa suavemente pues a mis sueños pisas.

WILLIAM BUTLER YEATS

Traducción de Ángel Rupérez

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo. Tus ojos
serán como una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando te ensimismas
en el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos también nosotros
que eres la vida y eres la nada.

Para todos la muerte tiene una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
resurgir un rostro muerto,
como escuchar unos labios cerrados.
Bajaremos al abismo silenciosos.

CESARE PAVESE

Traducción de Hugo Ramírez Gamarra

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Yo fui

Yo fui.

Columna ardiente, luna de primavera.
Mar dorado, ojos grandes.

Busqué lo que pensaba;
pensé, como al amanecer en sueño lánguido,
lo que pinta el deseo en días adolescentes.

Canté, subí,
fui luz un día
arrastrado en la llama.

Como un golpe de viento
que deshace la sombra,
caí en lo negro,
en el mundo insaciable.

He sido.

LUIS CERNUDA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Especial Luis Cernuda

El juego en que andamos

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

JUAN GELMAN

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Literatura argentina contemporánea

Juan Gelman, Premio Cervantes

Nunca

A Paola Runggatscher

Nunca dormí en tus brazos.
Nunca me desperté de madrugada y vi el armario, la ventana, los libros,
o escuché el ruido de las cañerías, los pasos solitarios en la calle,
y pensé, incrédulo, que, puesto que todo aquello era real,
tú también debías serlo.
No supe a qué sabían tus labios, o tu risa.
No te vi desnudarte.
No supe ni sabré jamás cómo tus ojos, en el acto del amor, incendiaban la noche.
Esa ausencia es, lo sé bien, una mutilación irremediable;
es un triste muñón, que llevaré conmigo hasta la muerte.
También es, a su modo, forma y prueba de amor, de lúcido y humillado amor,
de devastado y verdadero amor, que ofrezco a tu recuerdo.

JOSÉ CEREIJO

Mi sueño familiar

A menudo tengo el sueño extraño y penetrante
De una mujer desconocida que amo y que me ama,
Que no es siempre la misma ni es distinta,
Una mujer que me ama y me comprende.

Porque ella me comprende, mi corazón abierto
Para ella sola, ay, despliega su misterio,
Y los cálidos sudores de mi pálida frente
Únicamente ella sabe calmarlos, llorando.

¿Es morena, rubia o pelirroja? Lo ignoro.
¿Su nombre? Yo recuerdo que es sonoro y dulce
Como el de las amantes que la vida destierra.

Su mirada es semejante a la de las estatuas,
Y su voz, lejana, apacible y grave, tiene
La inflexión de las voces queridas que han muerto.

PAUL VERLAINE

Traducción de Manuel Álvarez Ortega

Enlaces

Wikipedia

A media voz

No te amaba

No te amaba
no te amo
bien sé que no
que no
que es la hora
es la luz
la tarde de verano.
Lo sé
pero te amo
ahora te amo
hoy
esta tarde te amo
como te amé otras tardes
desesperadamente
con ciego amor
con ira
con tristísima ciencia
más allá de deseos
o ilusiones
o esperas
y esperando no obstante
esperándote
viendo
que venías
por fin
que llegabas
de paso.

IDEA VILARIÑO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Eslabones idénticos

Como la tea, que sirvió una vez
para alumbrar en el festín de bodas
y prender, de la novia, la pira funeraria,
con similar presura, desfilaron tus años.
Ni siquiera una ráfaga de viento
concedió tregua alguna a los instantes
que ahora, encadenados, se recuerdan.
Fue, asimismo, ilusoria suspensión
amar, leer, escribir. Y viajar. Y embriagarte.

ANTONIO MARTÍNEZ SARRIÓN

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Biblioteca de Autor

Hijo mío

A Juan Luis

Desde mi vieja orilla, desde la fe que siento,
hacia la luz primera que torna el alma pura,
voy contigo, hijo mío, por el camino lento
de este amor que me crece como mansa locura.

Voy contigo, hijo mío, frenesí soñoliento
de mi carne, palabra de mi callada hondura,
música que alguien pulsa no sé dónde, en el viento,
no sé dónde, hijo mío, desde mi orilla oscura.

Voy, me llevas, se torna crédula mi mirada,
me empujas levemente (ya casi siento el frío);
me invitas a la sombra que se hunde en mi pisada,

me arrastras de la mano… Y en tu ignorancia fío,
y a tu amor me abandono sin que me quede nada,
terriblemente solo, no sé dónde, hijo mío.

LEOPOLDO PANERO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Sin ti

Sin ti la melancolía, el frío,
el caminar por la ciudad
pierden su gracia, y yo pierdo
mi Norte. En vano busco en los libros
palabras que me lleven al vuelo
de tu cuerpo, voces que me acerquen
a tus oídos, engañosas nubes
que compensen la grave ausencia
de los únicos ojos, de la única
risa, del mundo todo que me falta.
Sin ti la melancolía, el frío.

JUAN MANUEL BONET

Enlaces

Wikipedia

Payasos

Por los Payasos habla la verdad.
Como escribió Freud, la broma no existe:
todo se dice en serio.

Sólo hay una manera de reír:
la humillación del otro. La bofetada,
el pastelazo o el golpe
nos dejan observar muertos de risa
la verdad más profunda de nuestro vínculo.

Todo Payaso es caricaturista
que emplea como hoja su falso cuerpo deforme.
Distorsiona, exagera –y es su misión–
pero el retrato se parece al modelo.

Vuelve cosa de risa lo intolerable.
Nos libera
de la carga de ser,
la imposible costumbre de estar vivos.

Cuando se extingue la carcajada y cesa el aplauso,
nos quitamos las narizotas,
la peluca de zanahoria, el carmín,
el albayalde que blanquea nuestra cara.

Entonces aparece lo que somos sin máscara:
los payasos dolientes.

JOSÉ EMILIO PACHECO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Poemas seleccionados

El tigre

Tigre, tigre que relumbras
en las forestas sombrías,
¿qué mano u ojo inmortal
hizo tu cruel simetría?

¿En qué simas o en qué cielos
ardió el fuego de tus ojos?
¿Con qué alas emprende el vuelo?
¿Qué mano cogerlo osa?

¿Y qué hombro rudo, qué maña,
forjaron tu corazón?
¿Qué terribles pies y manos
cuando el corazón latió?

¿Qué martillo, qué cadena?
¿Por qué formidable puño
fue forjado tu cerebro?
¿En qué hornalla? ¿En qué yunque?

El astro lanzó sus dardos
llorando en el alto cielo…
¿Entonces sonrió a su obra
el Dios que hizo al Cordero?

Tigre, tigre que relumbras
en las forestas sombrías,
¿qué mano u ojo inmortal
hizo tu cruel simetría?

WILLIAM BLAKE

Traducción de Agustí Bartra

Enlaces

Wikipedia

A media voz