Romance de las ocho hermanas

¡Cantares de Andalucía!…
¡Qué bien rima la guitarra
las sonrisas de Sevilla,
los suspiros de Granada
con el silencio de Córdoba
y la alegría de Málaga!
Almería, sus amores
sueña al pie de su alcazaba,
Jaén se adormece a la sombra
de un olivo y una parra…
Huelva, la heroica y altiva
Adelantada de España,
¡sueña con un Nuevo Mundo
en el seno de otras aguas!
Y Cádiz, la danzarina,
baila desnuda en la playa
más blanca en sus desnudeces
que las espumas más blancas.

FRANCISCO VILLAESPESA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

28 de febrero, Día de Andalucía

De amicitia

Si tuvieses al justo de enemigo,
sería la justicia mi enemiga.
A tu lado en el campo victorioso
y junto a ti estaré cuando el fracaso.
Tus palabras tendrán tumba en mi oído.
Celebraré el primero tu alegría.
Aunque el fraude mi espada no consienta,
engañaremos juntos si te place.
Saquearemos juntos si lo quieres,
aunque mucho la sangre me repugne.
Tus rivales ya son rivales míos:
mañana el mar inmenso nos espera.

JULIO MARTÍNEZ MESANZA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Epitafio para una muchacha

Porque te fue negado el tiempo de la dicha
tu corazón descansa tan ajeno a las rosas.
Tu sangre y carne fueron tu vestido más rico
y la tierra no supo lo firme de tu paso.

Aquí empieza tu siembra y acaba juntamente
-tal se entierra a un vencido al final del combate-,
donde el agua en noviembre calará tu ternura
y el ladrido de un perro tenga voz de presagio.

Quieta tu vida toda al tacto de la muerte,
que a las semillas puede y cercena los brotes,
te quedaste en capullo sin abrir, y ya nunca
sabrás el estallido floral de primavera.

MARÍA VICTORIA ATENCIA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Página web de la autora

Invasión de alas

Aves que no vuelan
han invadido la ciudad

Dan pequeños saltos
apenas tocan los adoquines

Oscurecen la plaza
como papeles quemados

Sobre nuestros monumentos
hacen irreverencias

Se zambullen en la fuente
sacuden sus alas
toman sol

Algunas se posan en los quicios
como los grajos de un escudo
y nos vigilan

La gente
resignada ante la invasión
ha empezado a buscar
sus mejores granos para alimentarlas

ELVA MACÍAS

Anuncio

He conocido ayer al hombre
con el que voy a morir,
pero él todavía no lo sabe.
Voy a ser cautelosa en seducirle,
usaré la memoria de mi estirpe,
el linaje que llevo muy adentro,
transmitido por nuestra madre Eva.
Le voy a devorar el alma toda.

He conocido al hombre con el que voy a morir,
-morir de amor-
pero él todavía ni se entera.

REYES DE GREGORIO

Cántico doloroso al cubo de basura

Tu curva humilde, forma silenciosa,
le pone un triste anillo a la basura.
En ti se hizo redonda la ternura,
se hizo redonda, suave y dolorosa.

Cada cosa que encierras, cada cosa
tuvo esplendor, acaso hasta hermosura.
Aquí de una naranja se aventura
la herida piel que en el olvido posa.

Aquí de una manzana verde y fría
un resto llora zumo delicado
entre un polvo que nubla su agonía.

Oh, viejo cubo sucio y resignado,
desde tu corazón la pena envía
el llanto de lo humilde y lo olvidado.

RAFAEL MORALES

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Teofanías

No busques más, no hay taxis.

Piensas que va a llegar, avanzas,
retrocedes, te angustias,
desesperas.
Acéptalo
por fin: no hay taxis.

Y ¿quién ha visto un taxi?

Los arqueólogos han desenterrado
gente que murió buscando taxis,
mas no taxis.

Dicen
que Elías, una vez, tomó un taxi,
mas no volvió para contarlo.

Prometeo quiso asaltar un taxi.
Sigue en un sanatorio.

Los analistas curan
la obsesión por el taxi,
no la ausencia de taxis.

Los revolucionarios
hacen colectivos de lujo,
pero la gente quiere taxis.

Me pondría de rodillas si apareciera un taxi.
Pero la ciencia ha demostrado
que los taxis no existen.

GABRIEL ZAID

Enlaces

Wikipedia

A media voz

A mi esposa

Sin ti soy triste cosa y triste cosa
Sin ti me lleno de humo y me extravío
Sin ti me armo un lío y me armo un lío
Sin ti mi esposa busco en ti mi esposa

Contigo la hosca vida es cosa hermosa
Contigo sin dinero compro un río
Contigo nunca lloro y siempre río
Contigo viajo al cielo en mariposa

Yo no te he dado nada y sin embargo
Sin darte nada tú me has dado una
Una mejilla donde puse un beso

Y tú me has dado eso y me hago cargo
Y tú me has dado el queso de la luna
Y tú me has dado eso eso eso

CARLOS EDMUNDO DE ORY

Enlaces

Wikipedia

A media voz

El náufrago

¿En esta costa se renueva el mito?
Este invierno, flotando entre las olas,
sonámbulo, amarrado a unos maderos,
ha llegado un cadáver a la playa.

Su rostro es como un mapa de algas y musgo.
Los peces devoraron labios, ojos,
y están negruzcos muslos y muñecas
allí donde la soga ató la carne.

Acaso él era un náufrago vencido
por el oscuro y furibundo ponto.
Quizá, como un osado, iba cruzando
la extensión infinita de las aguas;
luchaba contra cielos, contra abismos,
como un dios, y le vino la condena.

Sólo un detalle nos llenó de dudas
y convirtió en tragedia el bello mito.
Otra lectura hicimos del cadáver
al ver en su costado la hendidura
roja y violácea de una cuchillada.

ANTONIO COLINAS

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Web del autor

A mi buitre

Este buitre voraz de ceño torvo
que me devora las entrañas fiero
y es mi único constante compañero
labra mis penas con su pico corvo.

El día en que le toque el postrer sorbo
apurar de mi negra sangre, quiero
que me dejéis con él solo y señero
un momento, sin nadie como estorbo.

Pues quiero, triunfo haciendo mi agonía,
mientras él mi último despojo traga,
sorprender en sus ojos la sombría

mirada al ver la suerte que le amaga
sin esta presa en que satisfacía
el hambre atroz que nunca se le apaga.

MIGUEL DE UNAMUNO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Consumismo

Por fin se compra el microondas
para tener más tiempo.
el tiempo que le sobra
lo ocupa en comprar una aspiradora inteligente

que le permite ahorrar cualquier cantidad de tiempo
tiempo que le permite ir con calma al supermercado
donde compra todo lo que necesita de una vez
economizando tiempo tiempo que ocupa en ir de compras

a los centros comerciales donde compra cosas
que le permiten ahorrar tiempo mucho tiempo que emplea
en ir de compras de cosas que le permiten ahorrar tiempo
tiempo que emplea para ir de compras de cosas que…

OSVALDO ULLOA

Enlaces

Wikipedia

En una estación del Metro

Desventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro

y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos

y la perdieron para siempre entre la multitud

Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por la estaciones

y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles

Y quizás el amor no es más que eso:

una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro

y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

ÓSCAR HAHN

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Memoria chilena

Duraznero

Cuando este mismo árbol
-yo era chiquito-
apenas comenzaba a frutear,
le cortaba sus duraznos aún verdes.

Las ardillas se los comían
o los pájaros los picoteaban
si esperaba a que maduraran.

Sigue dando frutos,
priscos, dulces,
se caen de maduros;
ya nadie los corta tiernos.

Miro el árbol duraznero,
se me hacen agua los ojos.

Y el árbol me mira
a través de los nudos de su tronco
con ternura de viejo.

HUMBERTO AK’ABAL

Enlaces

Wikipedia

Hermano

A la memoria de Gregorio (1961-2006)

Se fue mi hermano y se llevó con él
un poco de mi infancia.
Me dejó entre las manos este negro dolor,
estas pocas palabras de sombra y balbuceo,
esta honda tristeza que nos trajo la muerte.
Algo de mí se fue con él: aquel niño que fui,
que lo sigue buscando y lo sabe escondido
entre el monte más verde y el más intenso azul.

JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Enlaces

Wikipedia

Nuestro amor no está…

Nuestro amor no está en nuestros respectivos
y castos genitales, nuestro amor
tampoco en nuestra boca, ni en las manos:
todo nuestro amor guárdase con pálpito
bajo la sangre pura de los ojos.
Mi amor, tu amor, esperan que la muerte
se robe los huesos, el diente y la uña,
esperan que en el valle solamente
tus ojos y mis ojos queden juntos,
mirándose ya fuera de sus órbitas,
más bien como dos astros, como uno.

CARLOS GERMÁN BELLI

Enlaces

Wikipedia

Literatura peruana

Canto de esperanza

Algún día los campos estarán siempre verdes
y la tierra será negra, dulce, y húmeda.
En ella crecerán altos nuestros hijos
y los hijos de nuestros hijos…

Y serán libres como los árboles del monte
y las aves.

Cada mañana se despertarán felices de poseer la vida
y sabrán que la tierra fue reconquistada para ellos.

Algún día…

Hoy aramos los campos resecos
pero cada surco se moja con sangre.

DAISY ZAMORA

Enlaces

Wikipedia

El hombre invisible

Se mira en el espejo que ya no le refleja,
todo, menos él, aparece en la fría superficie,
la habitación, muebles y cuadros, la variable luz del día.
Así aprende, con terror silencioso, a verse,
no en los gestos teatrales –aún rasgos humanos– de la muerte,
sino en los días de después, en el vacío de la nada.
Inútil cerrar los ojos, estúpido romper el terco espejo,
buscar otro más fiel o más amable.
Es él sólo, el hombre invisible, el que desaparece,
es sólo él, una huella borrada,
que no contempla a nadie, porque es nadie,
la nada en el cristal indiferente de la vida.

JUAN LUIS PANERO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Alma que vas huyendo de ti misma…

Alma que vas huyendo de ti misma,
¿qué buscas, insensata, en las demás?
Si secó en ti la fuente del consuelo,
secas todas las fuentes has de hallar.
¡Que hay en el cielo estrellas todavía,
y hay en la tierra flores perfumadas!
¡Sí!… Mas no son ya aquellas
que tú amaste y te amaron, desdichada.

ROSALÍA DE CASTRO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Web sobre la autora

Vivamos solo para amarnos…

Vivamos sólo para amarnos, Lesbia.
No hagas el menor caso cuando hablen
de nosotros los viejos amargados.

Morir y renacer pueden los soles,
pero, al cesar la breve luz, nosotros
nos hundiremos en la eterna noche.

Por eso, antes que la luz se apague,
dame mil besos y otros cien más tarde.
Y después otros mil y otros cien besos
y de nuevo cien más por mil seguidos.

Bésame sin cesar, bésame tanto
que se confundan. Al perder la cuenta
no podrán hechizarnos los malvados:
nunca sabrán el número de besos.

CATULO

Traducción de José Emilio Pacheco

Enlaces

Wikipedia

Obras

Los ángeles no saben que lo son

Los ángeles no saben que lo son.
Inocentemente cumplen su misión:
Desterrar sombras y confusiones,
Abrir puertas y ventanas,
Curar heridas,
Eliminar resentimientos y carencias.
Su presencia trae consigo la paz
Y la bienaventuranza.
Su tacto es como un bálsamo.
Su mirada bendice.
Su voz aleja todo mal.
En la amarga copa del dolor y el desencanto
Vierten el vino siempre nuevo de la esperanza.
Los ángeles tienen nombres y rostros como el tuyo.
La gracia es su estado natural.

MANUEL NÚÑEZ NAVA

El crimen

Hoy he amanecido
como siempre, pero
con un cuchillo
en el pecho. Ignoro
quién ha sido,
y también los posibles
móviles del delito.

Estoy aquí
tendido
y pesa vertical
el frío.

He sido asesinado.
(Descarto la posibilidad del suicidio).

La noticia se divulga
con relativo sigilo.

El doctor estuvo brillante, pero
el interrogatorio ha sido
confuso. El hecho
carece de testigos.
(Llamada la portera,
dijo
que el muerto no tenía
antecedentes políticos.
Es una obsesión que la persigue
desde la muerte del marido.)

Por mi parte no tengo
nada que declarar.
Se busca al asesino;
sin embargo,
tal vez no hay asesino,
aunque se enrede así el final de la trama.

Sencillamente yazgo
aquí, con un cuchillo…
Oscila, pendular y
solemne, el frío.
No hay pruebas contra nadie. Nadie
ha consumado mi homicidio.

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

Enlaces

Wikipedia

A media voz

El niño raro

Aquel niño tenía extrañas manías.
Siempre jugábamos a que él era un general
que fusilaba a todos sus prisioneros.

Recuerdo aquella vez que me echó al estanque
porque jugábamos a que yo era un pez colorado.

Qué viva fantasía la de sus juegos.
Él era el lobo, el padre que pega, el león, el hombre del largo cuchillo.

Inventó el juego de los tranvías,
y yo era el niño a quien pasaban por encima las ruedas.

Mucho tiempo después supimos que, detrás de unas tapias lejanas,
miraba a todos con ojos extraños.

VICENTE ALEIXANDRE

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Abrazada a una lágrima

Como la hormiga testaruda lleva su carga sosteniéndose en ella,
así te encuentro siempre abrazada a una lágrima;
a una lágrima tuya que no has llorado todavía,
que no quieres llorar,
que no puedes llorar porque es más grande que tu cuerpo,
porque es más grande que tu cuerpo
y no la puedes contener como el mundo no contiene su noche;
y te apoyas en ella, sin llorarla, para que siga estando junta,
y duermes a su lado, vigilándola un poco,
y la sostienes en tus brazos, sin abarcarla, como el raíl sostiene el tren.
y la proteges con tu cuerpo de la profanación,
para que el mundo, pequeñito, no la pueda enjugar en su pañuelo.

LUIS ROSALES

Enlaces

Wikipedia