Cariño y sustento

Como mañana
cumpliré 420 en años caninos,
he decidido llevarme a mí mismo
a un largo paseo por el camino que rodea el lago,

y cuando vuelva a casa,
saltaré sobre mi pecho
y lameré mi nariz, mis orejas y párpados
mientras me digo a mí mismo una y otra vez que me baje.

Luego rellenaré mi comedero
con agua fría del grifo
y me agenciaré una galleta del tarro
que sujetaré con sumo cuidado entre los dientes.

Entonces haré tres círculos
y me tumbaré en el parqué junto a mis pies
y cerraré los ojos
mientras escribo a máquina toda la mañana y entrada la tarde,

mirando de vez en cuando
para asegurarme de que estoy allí todavía,
estirando una mano hacia abajo
para acariciar mi venerable, estimada y peluda cabeza.

BILLY COLLINS

Traducción de Juan José Almagro

Enlaces

Wikipedia

Esta célica sirena…

Esta célica sirena en sus hermosas crines
rayos tiene que hacen rubio al sol:
en los ojos el fuego en que arder suele
el puro anhelo de espíritus divinos.

En las mejillas el vivo color fino
que enciende a la rosa y las violetas;
en su voz el angélico sonido
que sale entre rubíes y las perlas.

En el relámpago benigno de su risa
y en el mirar callado aquel amor
que del cielo se prueba en paraíso.

Medido de deseo tiene el pecho,
milagros naturales en el rostro
y cuanto de gentil guarda el intelecto.

PIETRO ARETINO

Traducción de Luis Antonio de Villena

Enlaces

Wikipedia

Canción

Dicen que me case yo:
no quiero marido, no.

Más quiero vivir segura
n’esta sierra a mi soltura,
que no estar en ventura
si casaré bien o no.
Dicen que me case yo:
no quiero marido, no.

Madre, no seré casada
por no ver vida cansada,
o quizá mal empleada
la gracia que Dios me dio.
Dicen que me case yo:
no quiero marido, no.

No será ni es nacido
tal para ser mi marido;
y pues que tengo sabido
que la flor ya me la só,
dicen que me case yo:
no quiero marido, no.

GIL VICENTE

Enlaces

Wikipedia

A media voz

La primera foto de Dios

Así era yo después del primer día.
Yo solo con mis piedras de piedra,
yo solo con mis cielos de cielo.

Ese era el día en que aún era feliz,
la tierra aún vacía y yerma.
Sólo después creé los árboles,
los animales, el ejército y a ese fotógrafo.

A menudo añoro el día
en el que lo creé, el primero de todos.
Él y yo, juntos en mi creación,
yo con mi americana violeta entre mis cielos de cielo,
él con sus ojos como un espejo
sobre mis piedras de piedra,

y nada más.

CEES NOOTEBOOM

Enlaces

Wikipedia

A ese amigo que de amor se duele

Consuélate pensando
que si, como sostienen los filósofos,
todo ha de repetirse
y, al final, todo vuelve
(los Rolling y Mike Tyson, las rebajas,
las series y el invierno, Maradona,
septiembre y sus anuncios de fascículos),
también ha de volver
ese momento
mejor que cualquier otro
en que olvidaste, en otros labios,
los labios de ella.

ANTONIO MANILLA

De niña al acostarme…

De niña al acostarme
cerraba los ojos
y dudaba de los latidos de mi corazón.
Con la mano,
sujetaba el espacio imaginario de mi pecho
y le rogaba en silencio
que no se parase.

Creía que ese músculo de arterias y de venas
pensaba de otro modo,
que me podía dejar sola,
abandonarme
y decidir de un modo malicioso
apagar sus latidos.

Y así todas las noches
acariciaba mi pecho diminuto
y entre sollozos le pedía
que me dejase vivir un día más.

ANA MERINO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Tú me abandonarás en primavera…

Tú me abandonarás en primavera,
cuando sangre la dicha en los granados
y el secadero, de ojos asombrados,
presienta la cosecha venidera.

Creerá el olivo de la carretera
ya en su rama los frutos verdeados.
Verterá por maizales y sembrados
el milagro su alegre revolera.

Tú me abandonarás. Y tan labriega
clareará la tarde en el ejido,
que pensaré: Es el día lo que llega.

Tú me abandonarás sin hacer ruido,
mientras mi corazón salpica y juega
sin darse cuenta de que ya te has ido.

ANTONIO GALA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Web del autor

Palmera

¡Talle nocturno y sombra despeinada!
Clamor de cielo y aire, signo apenas
de una playa de mirtos y sirenas,
espuma el talle y la melena alada.

¡Oh signo y norma de esta tierra anclada!
Esbelta ninfa, viento y mar estrenas,
caracola de lirios y azucenas,
de estrellas y alga verde coronada.

Nada perturba tu desnudo anhelo
ni tuerce la flexible primavera
con que susurras por llegar al cielo.

Erguida y llameante vas ligera
hasta el más alto azul, huyendo al suelo
para decir tu nombre de palmera.

JUAN CHABÁS

Enlaces

Wikipedia

Sueño

Sueño que estoy en la biblioteca
frente al retrato de Natacha.
Al tomarlo, la puerta se abre y despierto.
Todo es tan rápido
que no alcanzo a devolver el retrato
a su sueño cuando ella aparece.
¡El abrazo!
El retrato cae de mis manos y despierto:
está amaneciendo en el presidio.
Soñar soñando y soñar
que en sueños se despierta;
¡pura literatura, cuento viejo!
¿Pero cuándo mierda
acabará este mal sueño
y despertaré en tus brazos?

FLORIDOR PÉREZ

Enlaces

Wikipedia

Memoria chilena

Padre mío, señor mío, hermano mío…

Padre mío, señor mío, hermano mío,
amigo de mi alma, tierno y fuerte,
saca tu cuerpo viejo, viejo mío,
saca tu cuerpo de la muerte.

Saca tu corazón igual que un río,
tu frente limpia en que aprendí a quererte,
tu brazo como un árbol en el frío,
saca todo tu cuerpo de la muerte.

Amo tus canas, tu mentón austero,
tu boca firme y tu mirada abierta,
tu pecho vasto y sólido y certero.

Estoy llamando, tirándote la puerta.
Parece que yo soy el que me muero:
¡padre mío, despierta!

JAIME SABINES

Enlaces

Wikipedia

A media voz

19 de marzo, Día del Padre

Lo fatal

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
¡Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

RUBÉN DARÍO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Biblioteca de autor

¡Ah de la vida!…

Represéntase la brevedad de lo que se vive y cuán nada parece lo que se vivió

“¡Ah de la vida!”… ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La Fortuna mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.

¡Que sin poder saber cómo ni adónde,
la salud y la edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.

Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto;
soy un fue, y un será, y un es cansado.

En el hoy y mañana y ayer, junto
pañales y mortajas, y he quedado
presentes sucesiones de difunto.

FRANCISCO DE QUEVEDO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Fundación

El escolar perezoso

Dice no con la cabeza
pero dice sí con el corazón
dice sí a lo que quiere
dice no al profesor
está de pie
lo interrogan
le plantean todos los problemas
de pronto estalla en carcajadas
y borra todo
los números y las palabras
los datos y los nombres
las frases y las trampas
y sin cuidarse de la furia del maestro
ni de los gritos de los niños prodigios
con tizas de todos los colores
sobre el pizarrón del infortunio
dibuja el rostro de la felicidad.

JACQUES PRÉVERT

Traducción de Aldo Pellegrini

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Darth Vader filosofa frente al cielo…

DARTH VADER FILOSOFA FRENTE AL CIELO
DEL AMANECER
A BORDO DE LA ESTRELLA
DE LA MUERTE

Debajo de esta máscara de hierro,
hay otra máscara de hierro duro,
y bajo de esta máscara supuro
la hiel de mi destino. Soy mi encierro,

mi celda, mi condena. Soy el perro
que ladra a las estrellas, soy el puro
rostro del mal. Aquello que me auguro
es vivir en mi piel como un destierro.

Sólo creo en el láser de mi espada.
No tengo Emperador, ni un dios, ni un hijo.
Mi mala estrella alumbra la alborada.

El código de honor por que me rijo
es esta soledad. Pienso en la nada
como el negro lugar de mi cobijo.

CARLOS MARZAL

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Biblioteca de autor

Y dios me hizo mujer

Y dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

GIOCONDA BELLI

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Web de la autora

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Bajo la lluvia

¡Cómo resbala el agua por mi espalda!
¡Cómo moja mi falda,
Y pone en mis mejillas su frescura de nieve!
Llueve, llueve, llueve,

Y voy, senda adelante,
Con el alma ligera y la cara radiante,
Sin sentir, sin soñar,
Llena de la voluptuosidad de no pensar.

Un pájaro se baña
En una charca turbia. Mi presencia le extraña,
Se detiene… Me mira… Nos sentimos amigos…
¡Los dos amamos muchos cielos, campos y trigos!

Después es el asombro
De un labriego que pasa con su azada en el hombro

Y la lluvia me cubre
De todas las fragancias que a los setos da octubre.

Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado,
Como un maravilloso y estupendo tocado
De gotas cristalinas, de flores deshojadas
Que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.

Y siento, en la vacuidad
Del cerebro sin sueño, la voluptuosidad
Del placer infinito, dulce y desconocido,
De un minuto de olvido.

Llueve, llueve, llueve,
Y tengo, en alma y carne, como un frescor de nieve.

JUANA DE IBARBOUROU

Enlaces

Wikipedia

A media voz

He de seguir así

Y he de seguir así, apretando tu adiós en mi mano,
estrellando tu nombre en la esquina del tiempo.
He de seguir así, diciendo cosas tuyas a la noche,
abrazado a la orilla del recuerdo.
He de seguir así, llevándote en mis sienes,
sintiéndote en el viento, besándote en la nieve,
buscando tu presencia a cada paso,
y tu voz en el agua sonora de las fuentes.
Y he de seguir así soñando en mi camino
que no te has ido nunca
y sigues a mi lado
porque te has quedado atrás unos instantes
a pensar cómo son por dentro las estrellas.

GREGORIO GARCÍA SUÁREZ

Considerando en frío, imparcialmente…

Considerando en frío, imparcialmente,
que el hombre es triste, tose y, sin embargo,
se complace en su pecho colorado;
que lo único que hace es componerse
de días;
que es lóbrego mamífero y se peina…

Considerando
que el hombre procede suavemente del trabajo
y repercute jefe, suena subordinado;
que el diagrama del tiempo
es constante diorama en sus medallas
y, a medio abrir, sus ojos estudiaron,
desde lejanos tiempos,
su fórmula famélica de masa…

Comprendiendo sin esfuerzo
que el hombre se queda, a veces, pensando,
como queriendo llorar,
y, sujeto a tenderse como objeto,
se hace buen carpintero, suda, mata
y luego canta, almuerza, se abotona…

Considerando también
que el hombre es en verdad un animal
y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza…

Examinando, en fin,
sus encontradas piezas, su retrete,
su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo…

Comprendiendo
que él sabe que le quiero,
que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente…

Considerando sus documentos generales
y mirando con lentes aquel certificado
que prueba que nació muy pequeñito…

le hago una seña,
viene,
y le doy un abrazo, emocionado.
¡Qué más da! Emocionado… Emocionado…

CÉSAR VALLEJO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Advertencia

Si alguna vez sufres –y lo harás–
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en el amor el perdón es sólo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.
Soporta tu dolor en soledad,
porque el merecimiento aun de la adversidad mayor
está justificado si fuiste
desleal a tu conciencia, no apostando
sólo por el amor que te entregaba
su esplendor inocente, sus intocados mundos.
Así que cuando sufras –y lo harás–
por alguien que te amó, procura siempre
acusarte a ti mismo de su olvido
porque fuiste cobarde o quizá fuiste ingrato.
Y aprende que la vida tiene un precio
que no puedes pagar continuamente.
Y aprende dignidad en tu derrota
agradeciendo a quien te quiso
el regalo fugaz de su hermosura.

FELIPE BENÍTEZ REYES

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Blog del autor

Corazón, corazón, de irremediables penas agitado…

Corazón, corazón, de irremediables penas agitado,
¡álzate! Rechaza a los enemigos oponiéndoles
el pecho, y en las emboscadas traidoras sostente
con firmeza. Y tú, al vencer, demasiado te ufanes,
ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa.
En las alegrías alégrate y en los pesares gime
sin excesos. Advierte el vaivén del destino humano.

ARQUÍLOCO DE PAROS

Traducción de Carlos García Gual

Enlaces

Wikipedia

Hombres de bolsillo

Los hombres de bolsillo son pequeños,
visten de oscuro
y corren peligro de ser confundidos con ratones.
No obstante, son inofensivos
y es débil su chillido.
Se limitan a cumplir,
no más, no más.
Como buenos relojitos caminan por la calle.
¡Qué lindos muñequitos de cuerda,
qué monos!
No sienten la cadena que va desde su cuello
hasta el chaleco de los dioses
ni la mano que tranquila
los guarda en el bolsillo.

HÉCTOR CARRETO

Enlaces

Poemas