Brisa marina

barco

La carne es triste, al fin, y leí ya todos los libros.
¡Huir! ¡Huir muy lejos! ¡Noto que los pájaros están ebrios
de vivir entre la desconocida espuma y los cielos!
Nada, ni los viejos jardines que los ojos reflejan,
retendrá a este corazón que se moja en el mar;
¡oh noches! Ni la desierta claridad de mi lámpara
sobre el vacío papel que defiende su blancura,
ni la joven madre que amamanta a su hijo.
¡Partiré! ¡Vapor balanceando tu arboladura,
leva el ancla hacia una naturaleza exótica!

¡Un Hastío, por crueles esperanzas desolado,
cree aún en el supremo adiós de los pañuelos!
Y, acaso, los mástiles, invitando a las tempestades,
sean de los que un viento predispone a naufragios
perdidos, sin mástiles, sin mástiles, ni fértiles isolotes…
¡Corazón mío, escucha el canto de los marineros!

STÉPHANE MALLARMÉ

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Anuncios

Publicado por

la BLO

Biblioteca del IES La Orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s