Palabras para Julia

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre solo una mujer
así tomados de uno en uno
son como polvo no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otros hombres.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Anuncios

Azul de ti

Pensar en ti es azul, como ir vagando
por un bosque dorado al mediodía:
nacen jardines en el habla mía
y con mis nubes por tus sueños ando.

Nos une y nos separa un aire blando,
una distancia de melancolía;
yo alzo los brazos de mi poesía,
azul de ti, dolido y esperando.

Es como un horizonte de violines
o un tibio sufrimiento de jazmines
pensar en ti, de azul temperamento.

El mundo se me vuelve cristalino,
y te miro, entre lámparas de trino,
azul domingo de mi pensamiento.

EDUARDO CARRANZA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Ándeme yo caliente…

Ándeme yo caliente,
y ríase la gente.

Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañana de invierno
naranjada y aguardiente,
y ríase la gente.

Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente.

Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente,
y ríase la gente.

Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles;
yo conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.

Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
que yo más quiero pasar
del golfo de mi lagar
la blanca o roja corriente
y ríase la gente.

Pues Amor es tan cruel,
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada,
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel,
y la espada sea mi diente,
y ríase la gente.

LUIS DE GÓNGORA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Biblioteca de autor

Ya toda me entregué

0000001415-s152a9f5fc22162

Sobre aquellas palabras «dilectus meus mihi» 

Ya toda me entregué y di
y de tal suerte he trocado,
que es mi amado para mí,
y yo soy para mi amado.

Cuando el dulce cazador
me tiró y dejó rendida,
en los brazos del amor
mi alma quedó caída.

Y cobrando nueva vida
de tal manera he trocado
que es mi amado para mí,
y yo soy para mi amado.

Hiriome con una flecha
enherbolada de amor,
y mi alma quedo hecha
una con su Criador,

ya no quiero otro amor
pues a mi Dios me he entregado,
y mi amado es para mi,
y yo soy para mi amado.

SANTA TERESA DE JESÚS

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Web sobre la autora

Resistencia del pueblo

la-fragua

Dadle,
dadle mil golpes,
dadle mil golpes al diamante;
siempre,
siempre seguirá siendo,
siempre seguirá siendo diamante.

Dadle,
dadle mil golpes,
dadle mil golpes al pueblo;
siempre,
siempre seguirá siendo,
siempre seguirá siendo el pueblo.
Porque el pueblo en duro como el diamante.

Encerradlo,
Encerradlo bajo mil candados,
Encerradlo bajo mil candados al aire;
Siempre;
Siempre permanecerá,
Siempre permanecerá siendo el aire.

Encerradlo,
encerradlo bajo mil candados,
encerradlo bajo mil candados al pueblo;
siempre,
siempre permanecerá
siempre permanecerá siendo el pueblo.
Porque el pueblo es libre como el aire.

Matad,
fusilad,
ametrallad la luz;
siempre,
siempre continuará,
siempre continuará habiendo luz.

Matad,
fusilad,
ametrallad al pueblo;
siempre,
siempre continuará,
siempre continuará habiendo pueblo.
Porque el pueblo es inabarcable como la luz.

OTTO-RAÚL GONZÁLEZ

Enlaces

Wikipedia

Canción de Navidad

La Virgen María
penaba y sufría.
Jesús no quería
dejarse acostar.
-¿No quieres?
-¡No quiero!

Cantaba un jilguero,
sabía a romero
y a luna el cantar.
La Virgen María
probó si podía
del son que venía
la gracia copiar.

María cantaba,
Jesús la escuchaba,
José aserraba
dejó de aserrar.

La Virgen María
cantaba y reía,
Jesús se dormía
de oírla cantar.

Tan bien se ha dormido
que el día ha venido,
inútil ha sido
gritarle y llamar.

Y, entrando ya el día
como Él aún dormía,
para despertarle
¡la Virgen María
tuvo que llorar!

EDUARDO MARQUINA

Enlaces

Wikipedia

Brindis

450_1000

¿No veis que las aguas
del río Amarillo
descienden del cielo
y hasta el mar
corren raudas
para no retornar?

¿No veis
en esas nobles mansiones
cómo se miran, tristes,
en los brillantes espejos
los cabellos blancos?

Por la mañana negra seda,
ahora, en el ocaso,
se han vuelto nieve.

Gocemos,
gocemos de los placeres
en esta existencia nuestra;
no dejemos vacías
ante la luna
nuestras copas doradas.

LI PO

Traducción de Juan Ignacio Preciado Idotea

Letrilla

¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

Andando en el suelo
vide un ánsar chico,
y alzando su pico
vino a mí de vuelo,
diome un gran consuelo
de verlo alear.
¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

El ánsar gracioso
comenzó a picarme,
y aun a enamorarme
su pico amoroso;
mas como alevoso
volviome a dejar.
¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

Era tan bonico
que me dejó en calma,
dando gusto al alma
su agraciado pico,
pues era, aunque chico,
grande en el picar.
¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

Más quisiera yo
nunca haberle visto,
pues dulce le asisto
y cruel se huyó.
Sólo me dejó
que sentir y amar.
¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

¡Ay, amor cruel,
cuando quieres paces
qué de halagos haces,
cuando no, qué infiel!
¿Dónde iré tras él,
que no sé volar?
¡Válgame Dios, que los ánsares vuelan!
¡Válgame Dios, que saben volar!

FRANCISCO DE TRILLO Y FIGUEROA

Enlaces

Wikipedia

Tú y las lentejas

Las guisabas con mimo, las amabas,
porque tenían que ponermos fuerza
en la sangre. Su hierro lo querías
para así apuntalarmos y que entonces
pudiéramos erguir algo de vida.

Hasta laurel llevabas, todo aroma,
a la gran reunión, a la asamblea.
El fuego, buen amigo de tus manos,
obediente y pequeño, le embestía
a tu otra amiga, su enemiga, el agua.

Era tu guerra chica interminable
en el frente que urdías con el rito
diario, de enfrentar dos elementos
a combatir furiosos por nosotros.
Era aquella tu España diminuta.

Las lentejas cocían tu esperanza,
nuestro futuro tierno, nuestra historia.
Erguían estatura al aire, daban
voracidad de dientes, daban rabia
de paladar. Y alegría de estar vivos.

Lentejas con laurel y lo que hubiera.
Crecíamos. El humo y el aroma
venían de tus manos, hueso ahora,
madres del hueso articulado mío.

MARÍA BENEYTO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Lluvia

Me desperté esta mañana con
unas ganas tremendas de quedarme todo el día en la cama
leyendo. Luché contra ello durante un rato.

Me asomé entonces a la ventana y estaba lloviendo.
Y me rendí. Me dediqué por entero
al cuidado de esta mañana lluviosa.

¿Viviría mi vida otra vez?
¿Con los mismos errores imperdonables?
Sí, a la mínima posibilidad que tuviera. Sí.

RAYMOND CARVER

Traducción de Jaime Priede

Enlaces

Wikipedia

El pozo

Te paraste a contemplar el pozo.
Era hondo, iluminado
y el agua fluía jubilosamente.
Su hondón fresco, profundo,
acunaba ardores de universo.

Cuando volviste de nuevo en el tiempo
a contemplar el pozo,
las tinieblas habían pasado por sus aguas.
Intentaste caminar sobre el cauce oscurecido
pero la luz era, ya, sólo una humedad densa
que impedía la esperanza.

ANA MARÍA FAGUNDO

Enlaces

Biblioteca de autora

Majestad

Mi hermana mayor
nos cortaba el cabello.
Decía: estense quietos,
es un corte moderno.

Nosotros, cabizbajos,
nos dejábamos hacer,
trasquilar el flequillo
cual si fuéramos ovejas;

más aún al escuchar,
detrás de su mandato
el chasquido de la lengua,
igual a un cuerazo.

Ah, pero ella sufría
el rigor de su gobierno,
tal era el peso
de su agria corona.

Eso lo supimos
al cabo del tiempo
mientras Clara envejecía
sin mayores glorias.

No tuvo la culpa
de nacer la primera,
mi hermana mayor,
sola en su reino.

YOLANDA PANTIN

Compañera de hoy

Compañera de hoy, no quiero
otra verdad que la tuya, vivir
donde crezcan tus ojos,
dando tu luz, tu cauce
a lo que veo y siento…

Deshacer ese ovillo
oscuro del temor,
encontrar lo perdido,
quebrar la voz del sueño…

Y lenta, lentamente
aprender a vivir,
de nuevo, de nuevo,
como en una mañana
cargada de riqueza.

ALFONSO COSTAFREDA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

A la ligereza y pérdida del tiempo

¡Con qué ligeros pasos vas corriendo!
¡Oh cómo te me ausentas, tiempo vano!
¡Ay, de mi bien, y de mi ser tirano,
cómo tu altivo brazo voy siguiendo!

Detenerte pensé, pasaste huyendo;
seguite, y ausentástete liviano;
gastete a ti en buscarte, ¡oh inhumano!:
mientras más te busqué, te fui perdiendo.

Ya conozco tu furia, ya, humillado,
de tu guadaña pueblo los despojos;
¡oh amargo desengaño no admitido!

Ciego viví, y al fin, desengañado,
hecho Argos de mi mal con tristes ojos
huir te veo, y veo te he perdido.

LUIS CARRILLO Y SOTOMAYOR

Enlaces

Wikipedia

El hombre del tiempo

Aparecía siempre detrás de las noticias,
casi extraviado y casi disculpándose
por su puntero negro golpeando nuestros mapas.
Nunca traía una revolución,
un accidente aéreo, el adiós de una estrella,
o un paisaje increíble entre los ojos.
Nunca cambiaba el tiempo.
Pero en su inofensivo papel sin pretensiones
estaba la verdad del día siguiente.

ÁNGEL MENDOZA

Diego Velázquez

Enséñame a escribir la verdad,
pintor de la verdad.

Ponme la luz de España entre renglones,
la impalpable luz que tiembla
en tus telas.

Dirígeme los ojos hacia abajo:
gente humillada y despreciada
de reyes, conde-duques e inocencios.

Que mi palabra golpee
con el martillo de la realidad.

Y línea a línea, hile
el ritmo de los días venturosos
de mi patria.

BLAS DE OTERO

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Fundación

La sirvienta tan buena, tan fiel…

La sirvienta tan buena, tan fiel, tan afanosa,
que duerme para siempre en una humilde fosa;
debíamos -¿no crees?- llevarle algunas flores,
porque los muertos deben de tener sus dolores;
cuando octubre envía melancólicos vientos,
y deshoja los árboles junto a sus monumentos,
nos juzgarán ingratos, vacuos, indiferentes,
por dormir abrigados, entre mantas, calientes,
mientras ellos tiritan con negras fantasías
sin agradables charlas y dulces compañías.
Ateridos despojos comidos del gusano,
sienten gotear la nieve, recuerdan el verano,
y transcurrir los años en silencio y negrura
sin que nadie se acerque a aquella sepultura.

Cuando la tarde muere y chispea el tizón,
si la viera sentada tranquila en su sillón;
si en una noche de diciembre azul y helada,
de mi alcoba en un ángulo la viese recostada,
llegarse, grave y dulce, desde su lecho eterno,
dar al niño grande un amparo materno,
¿a aquella alma piadosa qué le respondería,
viendo caer las lágrimas de su órbita vacía?

CHARLES BAUDELAIRE

Traducción de Ángel Lázaro

Enlaces

Wikipedia

A media voz

El jugador

A pesar de esa nube de mirones
que nubla con el humo de su hastío
el paño donde libra otra batalla
contra el tedio, se sabe solitario.
Mientras cruza el pasado por sus ojos
espera al fin un golpe de fortuna
que premie tanta fe ciega en sí mismo,
pero una noche más se pondrá triste
la ginebra en el fondo de los vasos.
El blanco recorrido de la bola
es también su futuro, su destino
en el rincón opuesto de la vida.

JOSÉ ANTONIO MESA TORÉ

Enlaces

Wikipedia

Recomendaciones para domesticar un avestruz

Primero se le coge de una pata,
luego se le propina un puntapié,
más tarde se le da un terrón de azúcar
y acto seguido pan y leche y palos.

Transcurridos seis meses por lo menos
diciendo abracadabra se le cuelga
de un árbol muy frondoso de tal guisa
que pasar pueda ver los autobuses.

Después de encomendarle a San Pancracio
-patrono de las aves de corral-,
se le cortan las alas, se le pinta
de amarillo y azul la cresta y basta.

Y a esperar, esperar… Todo en la vida
ya sabemos que es cosa de paciencia.
Si esto hacéis, yo os prometo que algún día
podréis llevar a un avestruz al cine

GABINO-ALEJANDRO CARRIEDO

Enlaces

Wikipedia

Cajas

Lo diría una indígena y tendría razón.
“Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les depositan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Los Bancos y las Cajas hacen caja.
Y cuando mueren les introducen también en una caja.”
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

ÁNGEL GUINDA

Enlaces

Wikipedia

Web del autor