Gentil caballero…

-Gentil cabaallero,
dédesme hora un beso,
siquiera por el daño
que me habéis hecho.

Venía el caballero,
venía de Sevilla,
en huerta de monjas
limones cogía,

y la prioresa
prenda le pedía:
-Siquiera por el daño
que me habéis hecho.

LÍRICA POPULAR CASTELLANA

Enlaces

Wikipedia

Anuncios