Duraznero

Cuando este mismo árbol
-yo era chiquito-
apenas comenzaba a frutear,
le cortaba sus duraznos aún verdes.

Las ardillas se los comían
o los pájaros los picoteaban
si esperaba a que maduraran.

Sigue dando frutos,
priscos, dulces,
se caen de maduros;
ya nadie los corta tiernos.

Miro el árbol duraznero,
se me hacen agua los ojos.

Y el árbol me mira
a través de los nudos de su tronco
con ternura de viejo.

HUMBERTO AK’ABAL

Enlaces

Wikipedia

Anuncios