Corazón, corazón, de irremediables penas agitado…

Corazón, corazón, de irremediables penas agitado,
¡álzate! Rechaza a los enemigos oponiéndoles
el pecho, y en las emboscadas traidoras sostente
con firmeza. Y tú, al vencer, demasiado te ufanes,
ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa.
En las alegrías alégrate y en los pesares gime
sin excesos. Advierte el vaivén del destino humano.

ARQUÍLOCO DE PAROS

Traducción de Carlos García Gual

Enlaces

Wikipedia

Anuncios