El equilibrista

He tendido una cuerda
que atraviesa la ciudad
de monte a monte

Vivo
vibro
en ella

El viento sopla
mas no hace frío

El tiempo pasa

Diariamente
sobre la barra de equilibrio
se posa una paloma

Mira inexpresiva
nerviosa
y antes de emprender vuelo
caga

una

dos

tres veces

(igual de inexpresiva
pero menos nerviosa)

He cumplido un mes
ajeno a la estulticia

Admiro aburrido la montaña
el inútil paisaje de los astros
el rumor lejano y soso del mar

No hay qué temer
Soy parte del paisaje

Aunque el récord de permanencia en el aire
es sólo mío
después de cuatro meses nadie se ocupa de mí

Dejé de ser noticia

Los pilotos de las avionetas
no saludan como antes

JAVIER LASARTE

Anuncios