Días de vino y rosas

Escancia Calisto, cuatro copas de buen vino
y tú, Álcimo, ponles hielos veraniegos;
que mis cabellos estén lustrosos, empapados en exceso de amomo,
y que mis sienes se cansen de llevar guirnaldas de rosas:
ese mausoleo tan cercano nos anima a vivir
al mostrarnos que los mismos dioses pueden morir.

MARCIAL

Traducción de Juan Fernández Valverde

Enlaces

Wikipedia

Anuncios