La palomita

Una paloma blanca
como la nieve,
me ha picado en el alma;
mucho me duele.

Dulce paloma,
¿cómo pretendes
herir el alma
de quien te quiere?

Tu pico hermoso
brindó placeres,
pero en mi pecho
picó cual sierpe.

Pues dime, ingrata,
¿por qué pretendes
volverme males
dándote bienes?

¡Ay! nadie fíe
de aves aleves;
que a aquel que halagan,
mucho más hieren.

JOSÉ IGLESIAS DE LA CASA

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Anuncios