Como en el mar

Lo mismo que en el mar entro en tus ojos
por una tarde soleada, tibia
de gaviotas azules y de espuma.
Y tú
me ves llegar y ordenas
una a una las olas
que en tus labios se rompen, las palabras
con que me das la bienvenida,
ramas de almendro que florecen
en tu sonrisa,
que se hacen blancas en tus dientes
y en tu mirada azul.

Por ese mar navega
mi corazón cuyo peligro adoro,
llevado por las manos de la brisa,
acariciado por el oleaje
con que me miras cuando cae la tarde
y brilla por el cielo
las primeras estrellas que en tu frente palpitan.

JOAQUÍN BENITO DE LUCAS

Enlaces

Wikipedia

Anuncios