Dichoso el que te pintó…

¡Dichoso el que te pintó, y dichosa la cera
que sabe someterse a tu belleza!
¡Ojalá tuviese la ondulación de la carcoma y la larva
para lanzarme sobre la madera y devorarla!

ESTRATÓN DE SARDES

Traducción de Manuel González Rincón.

Anuncios