El jugador

A pesar de esa nube de mirones
que nubla con el humo de su hastío
el paño donde libra otra batalla
contra el tedio, se sabe solitario.
Mientras cruza el pasado por sus ojos
espera al fin un golpe de fortuna
que premie tanta fe ciega en sí mismo,
pero una noche más se pondrá triste
la ginebra en el fondo de los vasos.
El blanco recorrido de la bola
es también su futuro, su destino
en el rincón opuesto de la vida.

JOSÉ ANTONIO MESA TORÉ

Enlaces

Wikipedia

Anuncios