Canción de Navidad

La Virgen María
penaba y sufría.
Jesús no quería
dejarse acostar.
-¿No quieres?
-¡No quiero!

Cantaba un jilguero,
sabía a romero
y a luna el cantar.
La Virgen María
probó si podía
del son que venía
la gracia copiar.

María cantaba,
Jesús la escuchaba,
José aserraba
dejó de aserrar.

La Virgen María
cantaba y reía,
Jesús se dormía
de oírla cantar.

Tan bien se ha dormido
que el día ha venido,
inútil ha sido
gritarle y llamar.

Y, entrando ya el día
como Él aún dormía,
para despertarle
¡la Virgen María
tuvo que llorar!

EDUARDO MARQUINA

Enlaces

Wikipedia

Anuncios