Eslabones idénticos

Como la tea, que sirvió una vez
para alumbrar en el festín de bodas
y prender, de la novia, la pira funeraria,
con similar presura, desfilaron tus años.
Ni siquiera una ráfaga de viento
concedió tregua alguna a los instantes
que ahora, encadenados, se recuerdan.
Fue, asimismo, ilusoria suspensión
amar, leer, escribir. Y viajar. Y embriagarte.

ANTONIO MARTÍNEZ SARRIÓN

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Biblioteca de Autor

Anuncios