Ciencia ficción

El marciano me encontró en la calle
y tuvo miedo de mi imposibilidad humana.
¿Cómo puede existir, pensó para sí, un ser
que en el existir pone tanta negación de la existencia?

Se alejó el marciano, lo perseguí.
Necesitaba de él como de un testigo.
Pero, rehusando el coloquio, se desintegró
en el aire constelado de problemas.

Y quedé solo en mí, de mí ausente.

CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE

Traducción de Pablo del Barco

Enlaces

Wikipedia

A media voz

Anuncios