Cementerio

cementerio

Aquí, bajo esta losa
que una estatua, besada por la lluvia,
custodia, diligente,
el caudal se remansa de los míos.

Duermen todos —ya tierra, ya gusanos o nada—,
duermen todos y fueron necesarios
para que alcance ahora
el aura de mi sangre
la yerta rama de este pensamiento.

Aquí, bajo esta losa, cerca de estos cipreses,
reposarán un día
todo el fuego de playas al crepúsculo
que mis pupilas guardan,
todo el temblor de labios femeninos
que conservo en los míos cual tesoro,
todo el amor que el corazón me cerca,
todo el dolor que alienta mis entrañas.

¡Es tan breve la vida para tan larga muerte!
¡Es tan leve este mármol para tan áurea vida!

FERNANDO DE VILLENA

Enlaces

Wikipedia

Blog del autor

Anuncios